Juan Manuel López Hernández

A LAS BOMBILLAS

 

Lucecita de vidrio

que alumbras la esquina,

puenteando la noche

entre ocaso y aurora

 

A tu lumbre lucecita

he guardado intacto

el sueño a la luz soñado:

Nunca más tendré miedo.

 

Tu humilde destello

me hace valiente,

Los demonios no pueden

dejarse ver.

 

La luz da volumen a la forma,

origen al sonido,

destino al movimiento.

 

La luz no necesita jerarcas.

Quien ve no necesita obedecer.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.