Jose Torres

Noche Agría

Cavilándo por los sueños de tinieblas,

me encontré con un mundo de penas,

gente ahogándose en sucios lugares

de apuestas y no de acciones.

 

Tenían una inusual sonrisa roja,

que atizaba la incertidumbre de saber,

si algún día se les vendrá la marea

que bañe sus dolores de no poder.

 

Mas el penoso sueño me hizo despertar 

con gotas tenebrosas en la frente.

Intente abrir la ventana,

y no vi sol que me caliente.

 

Hay camino mío! no me desampares,

no me dejes solo, con este pesar.

Comentarios1

  • donrevis

    Me ha gustado mucho.
    Gracias por compartirlo.

    • Jose Torres

      Muchas gracias saludos y un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.