Sumiko.Sora

Eclipse

Tus labios son el único veneno del que deseo ser presa,
Las miradas furtivas llenas de pasión que cruzamos al encontrarnos,
El delirio de tu aliento sobre mi piel, estremecedor como delicioso,
Tus caricias que se han vuelto el mayor vicio de este ser,
Quien haya dicho que aun después de muerto no puedes sentir, amar, odiar…
Esta equivocado.

Tal vez hayamos olvidado, la forma en que percibíamos cuando nuestros
Corazones aun latían, pero puedo asegurar que aunque creamos estar solos,
Envueltos en el manto de la noche sin estrellas,
Siempre habrá un destello que nos recordará lo sublime que puede ser la vida.

Joven de la oscuridad, toma mi mano, seré tu Luna y serás mi sol, ambos
Exquisito complemento unidos en el perfecto momento “el eclipse”.

Comentarios1

  • Fransua de la Troya

    ME encantaría saber a quién le escribes esas palabras tan dulces, esos manjares llenos de pasión, dulzura y frescura juvenil.
    Hola YA se la extrañaba Sora.
    Tus labios son el único veneno del cual deseo ser presa, lindo muy lindo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.