Mauro Enrique Lopez Z.

La ola mansa y el verso de amor .


Estaré siempre escribiendo,
un pensamiento bonito
porque eres el motivo de hacerlo
en esas tardes cuando pasa
y tu caminar
es como la ola suave de mar
y yo el velero tierno
en un verso escrito de amor.


A orillas del inmenso mar
Observaba sin cesar
Como olas sin parar
Humedecían el dorado arenar.
El viento no dejaba de soplar
Al silencio le dio un cantar
El chispeante estrellar
Iluminó la marea bajar
Recodando tu amar
Ines Ine


ESA OLA INMENSA Y UN SUAVE ALETEAR
TRAJERON A LA MEMORIA
AQUELLOS MOMENTOS DE NUESTRO AMAR.
CAMINAMOS ESA MAÑANA
EN LA SUAVE Y CALIDA ARENA,
DELEITAMOS A NUESTROS PIES
CON ESA CARICIA AMENA.
COCNCHAS DE COLORES,
ALGAS CON SU PENETRANTE AROMA
Y LA OLA QUE OBSERVABA
GRATAMENTE COMPLACIDA
COMO TOMADOS DE LA MANO
CORRIAMOS COMO NIÑOS.
VACIANDO TODA TENSIÓN
QUE SE ANIDA EN EL CORAZÓN.
Florentino.


Que ola tan atrevida
te lleva a navegar
sin licencia ni permiso
y dice el capitán
ponga los ami servicio


Mansa ola que besa la arena,
con fino beso de amor,
aunque a veces se torna brava,
y la besa con más pasión,
así es como más me gusta,
y me inspita versos de amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.