MAKENA

PEQUEÑA NANA, PARA MI NIÑO

 

Duerme mi niño, atrapa los duendes

 

que a tu ventana se dejan llegar.

 

No temas mi niño que acá esta tu madre,

 

velando tu sueño hasta despertar.

 

Nana a la ternura, a tu piel rosada,

 

al dulce perfume que hoy puedo aspirar.

 

Si tengo tu mano prendida a mi mano

 

me siento invencible, capaz de volar.  

 

MAKO



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.