Paranoia

& un segundo sin el reloj a pedales- (Estoy y no estoy/

 

 

 

Otra aflora, otra corazonada a la inversa,
regresar -regresar y no volver-
cometiendo el mismo paso en falso,
socorrer a los muertos
inmolarse una necesidad irrisoria;
mentir una y otra vez
hasta que la piel se vuelva contraste de esos escudos que nos invitan a protegernos de la intensidad de la esperanza, ¿psicosis?
                 ¿paranoia?
No es el día -martes-
no es el mes -tal vez Abril

                    no es mi nombre, ni tampoco tus huellas

tan sólo es mi soledad superlativa-

consolarme con las sombras
que se desglosan en la noche
suave tinta anuncias mi ceguera,

¡NO! No, ya no confió en los peces emergiendo de mis labios,
ni en la necesidad sonsa de preservar el talento...,

escupiendo los mismos diretes y dichos,
acudir al botón que llevas en tu garganta,
apretarlo hasta que el aire escupa la necesidad de vivir,

No sé, no sé por qué me pasa ésto,
ocuparme de los mismos asuntos con la muerte,
fingir felicidad,

hola amor cómo estás amaneciendo entre las cenizas,
y ese fuego que llevas en tu boca
se acopla con esos sonidos de alcantarillado
que se inundan en filtraciones ácidas,
cómo me gusta escucharte
a tropezones tu voz grave
otra vez
la necesidad de mentirte
otra vez el silencio
y somos dos ejecuciones del pasado,

tú a la derecha con el incendio en los párpados,
yo a la izquierda reseteando la voz camuflada en la garganta,

al centro él, mintiendo otra vez,
otra vez con las lágrimas en el alma

no sé, no hay futuro después de éste verso, -después de este sueño-
no hay
una libertad
que estruje el corazón
y
escriba paz,
hay tanto ruido en las lágrimas
que la tristeza parece cualquier prostituta,
usada siempre por la necesidad de borrar el aliento del final del túnel al acantilado,
y no estoy triste, ni tampoco dibujo depresión,
solamente
estoy y no estoy/




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.