negrosojos

si tú estás...

serpentinamente se mueve la tierra
como una rivera;
hay por el otro banco
un pequeño barco
lo que perderá su marca,
que se hundirá desesperado.

 

por el otro lado, de la tierra.

 

fue algún día,
floreció rosa cantó poeta todo así­ parecía
este elegancia,
de este día
hoy infecunda, murió la rosa
poeta moribundo.
va oscuro todo mundo.

 

El príncipe azul, de antes,
ha perdido sus galantes encantos,
cantos parecen llantos, torturas-
hoy todas locuras, todo ridículo
resta el rostro feo de un bestia.

 

vacía alma mía
deja ahora mi corazón si tú estás todavía

 

ahora deja mi mano
si te devorará océano.

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.