EDUARDO FAUCHEUX

UNA DE ESTAS NOCHES TE VOY A PEDIR...



UNA DE ESTAS NOCHES TE VOY A PEDIR...

 

... Una explicación coherente de por qué las estrellas nos guiñan sus ojos,

o el por qué echamos a rodar las lágrimas por nuestras penas o alegrías;

por qué -naciendo puros e inocentes- nos convertimos en, de odio, manojos,

pretendiendo ser amados y respetados, pero sin respetar a nadie, en estos días.

*

También, en una de estas noches te voy a preguntar, solo para saber,

por qué las experiencias en la vida se ganan solo cuando envejeces

-cuando sería mejor que lo sepas todo en el momento de nacer-

y no que te hagas viejo sabio, pero enfermo por lo que padeces.

*

Y, quizás, sepas (en una de estas noches te lo voy a preguntar)

por qué cuando hace calor, extraño el invierno -¡qué bella estación!-

y cuando yo tiemblo de frío, ya añoro el verano, y ¡sin siquiera dudar!,

actuando de igual manera que un perro que se acuesta en cualquier posición.

*

Y cuando hay hambre, ¡pues que coma!, que con panza llena, corazón contento;

más, luego... "¿para qué habré comido tanto", mientras otros no pueden comer?

Y tiro comida porque ya no me gusta, o porque estoy gordo, y así yo me miento,

pues en una sociedad insensible, enferma, egoísta e insalubre, se debe aprender.

*

Y yo quisiera saber -como dice el antiguo poema- "para apurar mis desvelos",

por qué los humanos nos declaramos Humanos de esta impiadosa Humanidad

matando e hiriendo a hermanos, en nombre de dioses "que están en los cielos",

a los que nunca vimos, pero que nos encomendamos y les pedimos "felicidad".

*

Recuerdo una guerra, en nombre de una patria -otra cosa que yo ya no entiendo-

con batallas rendidas, con viejas historias y con medallas de héroes ya muertos;

 familias tristes, con hijos perdidos o cuerpos incompletos -yo, no lo comprendo-,

cuando este mundo de todos, con humanos extraños, van con cerebros desiertos.

*

Explícame, así, por favor, una de estas noches, o algún día, como ser más tolerante

con las cosas que no entiendo -o no acepto- pues no me parecen lógicas o humanas

y no me enferme o contagie de aquel "humano", que lo sabe todo siendo ignorante,

y que atenta contra su mundo, pero que intenta ser feliz ¡con todas sus ganas!

* 

 

Eduardo Faucheux

10-03-2015



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.