Ricvel

LAPSUS



Triste recordar el momento de tu partida,

sin embargo es el perfume de tu aroma,

que hace imborrable ese recuerdo tuyo en mi memoria.

 

Y las almas que juguetean nuevamente,

caricias que florecen sin saber,

y en el aire tu perfume se desvanece,

sin dejar rastro al cual yo seguiré.

 

Y sin querer hoy te he visto nuevamente,

idéntica como la última vez,

quería abrir mis ojos momentáneamente,

pero tu imagen fue mas fuerte cada vez.

 

Hermosa musa de mis tormentos mas tiernos,

aún te amo quizá mas que ayer,

el silencio será siempre mi amigo eterno,

de este amor que padece al atardecer.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.