Robert Adrian

Amada mía

 

Hola mi hermosa doncella de cristal

Tan dulce y frágil

Como el amanecer de un rosal.

 

Que te pasa bella mía

Noto en ti, una lagrima fría

Será que no te sientes bien

O estas deprimida.

 

Dime cuenta me a mi

Que te a ha pasado

Y buscare una solución a tu triste desgarro.

 

Será que alguien te ha maltratado

Dime quien fue el idiota en su pesar

Que osa a mi princesa con su sucia lengua insultar.

 

Dime quien ha sido el profano

Que ha osado tu belleza opacar

Trayendo lágrimas amargas que llorar.

 

O es que alguien en su descaro

A hablar mal de ti se ha dedicado

Dime su nombre amada mía

Y sellare su lengua en un abismo sin salida.

 

O es que traes la verosímil noticia

De que debes partir

Y dejar a este hombre moribundo

Sin lugar en donde vivir.

 

Sabes bien que tu corazón

Es el lugar donde habita mi amor

Donde revolotea como cachorro

Y defiende a mando de hierro

Como si fuera de el, su dueño eterno.

 

Sea la razón que sea

Nada en el mundo tus lágrimas merece

Y tu sonrisa, merecedora de ángeles parece,

Perdón se me olvidaba que un ángel en mi vida eres

Y que nada cambiara que tuyo sea hoy, mañana y siempre.

 

Done by:

Robert Adrian Alberto Pérez

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.