julio de guernica

Cuando te miro...

Te estoy mirando desnuda

después de habernos amado;

por la ventana la luna

besa tu cuerpo extenuado,

y tu aliento me perfuma

mientras te miro extasiado.

Nunca te vi tan hermosa,

con los senos coronados

por dos pétalos de rosa

con rubíes engarzados,

que saben a miel y a gloria

cuando me queman los labios...

Tu piel dorada de estíos

traspira jazmín y nardos,

fragancias de paraísos,

y vergeles añorados,

que vibra a cada latido

cuando te toca mi mano...

Te miro y todos mis sueños

se hacen reales a tu lado,

y siento dentro del pecho

el corazón traspasado,

por los mágicos luceros

en tus ojos atrapados...

Siento que en mi alma explota

la pasión con que te amo;

quiero morirme en la gloria

infinita de tu abrazo;

para que al llegar la aurora

me resuciten tus labios...

 

Comentarios1

  • Deliter

    Quée rebello escribes,
    entregas todo en cada verso,
    te arrancas el corazón y escribes con él,
    y la tinta es tu propia sangre.

    Hermosísimo.
    Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.