JOHNWWWW

LA FRAGILIDAD DEL ALMA

LA FRAGILIDAD DEL ALMA

 

La  fragilidad  del alma

siempre sobre el filo de la navaja

buscando  sueños de pájaros para equilibrarse,

y  las sombras del resquemor la instigan

desde el más  escarlata  abismo,

La  fragilidad  del alma

siempre frente al  ojo fétido del cañón,

apuñalada en el terso mapa de  su espalda,

buscando universos  para descubrirse,

las noches  la punzan con negro surcos

sobre los solares de la roja carne viva,

La  fragilidad  del alma

siempre desollada por el almizcle  del tiempo

que se desploma lentamente

desde los metálicos y fermentados cielos,

donde las estrellas sórdidas

ya no transpiran  la esperanza,

La  fragilidad  del alma

siempre   sobre la palidez confitada del desdeño

añorando aferrarse  a  la sangre negra

que gotea de los teléfonos,

anidada en el vientre de la  serpiente en llamas

  de  la voracidad anaranjada del mundo,

la fragilidad del alma

siempre ensamblada al cromático fastidio

y su  aire es un péndulo electromagnético

que a veces salva y a veces asfixia,

siempre saboteada por elementales  afanes  

y sus  labios se secan y se secan sus palabras,

La  fragilidad  del alma

siempre  con los hombros heridos

de cargar las verdes virtudes y los negros abusos

de los que nos aman viralmente

 de los que nos odian exasperadamente,

  como un camello cargando los palacios  del infierno

como los  mares sin sandalias  del cielo ,

La  fragilidad  del alma

siempre abrazada a una torre de ansía,

royendo  lagartijas lánguidas,

arañando girasoles farristas,

descifrando los gestos de la arena,

celebrando las autopistas de los ensueños,

mientras los rojos fuegos de la tierra

exudan nubes de sales y hecatombes,

La  fragilidad  del alma

siempre atosigada por la concha de los juramentos,

 por la palpable trenza del amanecer,

por la sumisión del plumaje  de la memoria,

por las victorias purpuras de la desnudez,

por una lluvia de alacranes, minitauros, impíos y demonios,

La  fragilidad  del alma

siempre sobre el tornasol  de la decadencia,

                                                      colonizando  la  precisión de los engranajes,                            

 llevando el purgatorio de  la boda del río y la luna,

arañando los arrecifes con tormentas de sirenas,

muriendo como un único mandamiento,

la fragilidad  del alma

siempre  sorteando la diplomática historia,

con peregrinos  que cargan ríos  en su espalda,

tartamudeando reflejos  de  oro y obsidiana,

tinturando los tiempos con góticas violencias

e incisivas mareas  ferromagnéticas,

La  fragilidad  del alma

abrazada  a la tierra  tostada  del  amante

regando con la sangre de su  corazón los jardines

                                                 que cantan y danzan con el ámbar de sus melenas,

                                                          montando la  bestia  de la   afinación y la cadencia,

                                               sosteniendo con nubes  de  arreboles  su respiración,

la fragilidad  del alma

llenado la copa de la edad  de la pasión

con los olivas hechizos que salivan los colibríes,

abrazando soles que conquistan la primavera,

entrelazando  las voces cristalinas de las cascadas

encantando las  flores que aplastan  el  desgano,

la fragilidad  del alma

 protegiéndonos de las rodillas ciegas de la humillación,

abrigándonos  en la ensenada de la locura,

guiándonos por celestes  caminos,  

ofreciéndonos  su copa inca de fuego multicolor

donde  el poema es un vino que  resucita y embriaga,

y el  canto es un abrazo  que  emociona al mundo

para que  acaricie  la fiesta de los corazones 

que se arriesgaron a  maldecir  los silencios,

La fragilidad  del  alma  que es mía

que es  la tuya hermano

que es el alma y la  fragilidad nuestra .

 

 JOHN WILLMER

Comentarios1

  • Vevis

    Simplemente, bello. Felicidades, y gracias por compartir



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.