Patricia Medalit

MI CÁRCEL



Mis ojos son el desaguadero

cuando la causa letal estrangula el alma mía

y el aire es mi motivo para seguir estando viva.

El pecho reclama las punzadas que le hieren

y la mente se encierra en su propia cárcel,

siendo o  no culpable de aquello que lo adormece,

ésa que cada vez que allí entra

se desnuda hasta de la piel delante del infortunio

para ser poseída por su salvaje ira.

Corre el torrente en lamento tétrico

aquel que la aguarda y la espera ardiente en deseo.

los gritos en silencio me ensordecen.

La presa ultrajada gime su dolor,

agitada en su llanto desvanece.

Tendida en el suelo frío queda su sombra.

Se secan las mejillas en llagas

y con la mirada concentrada en el vacío

se da cuenta de la vida, no termina.

La puerta del sentido se abre.

El tiempo acelera su recorrido.

Es hora de dejar la celda.

La víctima ida sale,

apañados sus ojos resecos,

siguiendo la luz…

que de pronto se muestra.

 

---pmcp---

creado el 13.2.2015

(todos los derechos reservados)



Comentarios1

  • RODRIGUEZ NUEZ

    QUE HERMOSO POEMA UN PLACER LEER SUS LETRAS

    SALUDOS SU AMIGO MILTON

    • Patricia Medalit

      Muchas gracias Milton,
      me alegra que te haya gustado.
      un abrazo a la distancia, desde Perú.

      Patty.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.