CUELLAR

DESASTRE FAMILIAR

Se marcho otro día más,

Que ustedes viven peleando,

Si para ustedes sus hijos son demás,

Hoy caminan en la calle llorando.

 

Sin un techo, ni que comer,

Mama trabajando sin cesar,

Niños pequeños sin nada poder mover,

Solo les queda hambre por pasar.

 

Niños que albergan su presencia,

Veo en los ojos de mis hermanos,

Solo en su vida sienten ausencia,

De que algún día le lleven de la mano.

 

Sangre que corren por nuestras venas,

De aquel hombre insatisfecho e ingrato,

Palabras que para el son vanas,

Que mencioné hace un rato

 

Para que seguir reprochando,

Si ente hombre los vio nacer,

Hoy que esta aquí escuchando,

Yo digo que el lo debe merecer.

 

FELIPE

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.