Julio Cortazar

Una gota de sudor.

   Despuès de una cena exquisita y  por añadidura romàntica

entre velas a medio morir como amaneceres derrotados

admiraba en mi cabeza (con mi copa de tequila en la mano)

la disparidad de nuestros gustos extraños.

 

   Llegaste a tiempo, no lo creìa, con un vestido azul.

Adivinaste mi color favorito, despejaste mi gratitud

con un wow trèmulo pero con exceso de confianza

al mismo tiempo que tu reìas agradecida.

 

   Las horas ¿què son sin un reloj a la mano?

hablamos de todo menos de nuestras pasiones

desatadas por deliberaciones sexuales.

Nos miramos fijamente por culpa del tequila.

 

   Salimos del restaunrant, pedimos un taxi,

y ahi empezò la guerra de nuestras bocas,

las direcciones opuestas y bifurcadas,

un sendero exacto de mi piel sobre tu piel blanca.

 

   El taxista nos dejò en mi departamento,

entramos graciosamente como dos extraños,

nos desnudamos con la prisa de saber que hayamos algo,

el oasis, una gota de mi sudor en tu ombligo.

Comentarios1

  • cipres1957

    Es una poesía.prosa muy bien lograda, con juegos de palabras y tiempos precisos. La falta de rimas y ritmos lo vuelve más bien una prosa poema, pero me gustó.
    Saludos
    Daniel



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.