Noririnne

Hace demasiado frío.

Hace demasiado frío

en este infernal

día de invierno,

mi querido ángel

que ha perdido

todo recuerdo.

 

Hace demasiado frío,

mi vida, mi alma.

Por favor, no te vayas.

No me dejes sola en casa,

no salgas de la cama,

dime que me amas mientras me abrazas.

 

Hace demasiado frío,

no solo afuera,

también dentro mío.

Estoy rota por dentro.

Tengo mucho miedo.

Ablanda la roca de mi pecho.

 

Hace demasiado frío.

Quizá sea el invierno,

o quizá seamos nosotros,

que nos hemos ido enfriando

de poco en poco.

Quizá estaba escrito todo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.