SpainMad

¡Sube que te sube!

Muy bien acompañado dicen,
que allí estaba la otra noche,
que más parecía un derroche,
que casi de envidia maldicen.

 

Y yo orgulloso en extremo,
poniendo ojitos
¡con cara de memo!

 

Ella es de belleza evidente,
de felicidad plena su sonrisa,
de mirada pausada y precisa,
de cuerpo expresivo y ardiente.

 

Y yo hipnotizado y perdido,
casi asustado
y ¡muy aturdido!

 

Son sus movimientos serenos,
su porte casi felino al caminar,
su frescura es fácil de adivinar,
su saber estar en ojos ajenos.

 

Y yo flotando en una nube,
teniendo el ego
¡sube que te sube!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.