Carlos Alcaraz

Alba

A Mariana.

 

Desde que sale el sol hasta tus brazos

hay unas cuantas esperas inconclusas.

Mi amor es una hoguera, un cirio,

un incendio que aún no ha sucedido.

En el reino de la idea somos dos aves

cayendo al precipicio

voluntariamente,

ansiosamente.

Nos encontramos en la noche,

nos descubrimos a oscuras,

a tientas, ciegamente.

Nada existe.

Y de repente…

Tú eres el amanecer

y yo los valles que tu luz cobija,

eres la hora perfecta

para morir de nuevo en este mar de duda.

Los árboles, los cantos,

todo despierta cuando naces.

Ven y nace en mí, alba precisa

y enciende el potencial de este desastre,

este milagro que te busca.

Ven y sé absolutamente todo lo que eres,

amiga, amante, musa infinita,

que yo sabré qué hacer si el fuego quema,

que yo aprenderé a amar estas cenizas.

Tú que eres de fuego

entrégame el incendio

y deja que en tus llamas

me consuma.

 

 

Carlos Alcaraz

27/01/15

Comentarios2

  • Melba Reyes A.

    Pero qué poema tan lindo, rico en imágenes y sentimientos hermosos.

  • Insomnioptera

    bello!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.