omu

Continentes (blanco sobre negro)


Velas, remos y galeras.
Sol adusto y sed insaciable
¡latigazos
y sudor de tragedia y distancia
sumándose al mar!
El ahogo de pieles requemadas
dentro de las bodegas
vuelca sangre y miedo
salpicando la historia
¡ vierte vinagre y sal !
El mar llora
teñido de pena y de rojo,
perdona... pero no alcanza el olvido.

 

Días largos de injusta amargura
trajo la esclavitud;
para hombres inocentes
la condena al destierro.

 

Férreos grilletes
aprietan los tobillos que lentos recorren
la dúctil y excelsa blancura
de los campos ya algodonados.

 

... y el negro trabaja; luce su elegancia
mientras desgasta su brillo fornido
forzado a padecer por el oscuro tul
que resguarda guirnaldas.
La desidia de otros lo llevó
junto al cuenco parco y el chirrido fatigoso.

 

¡ Hasta las noches con luna nueva
buscan para darle luz
aunque de ella carezcan
por mansas de estrellas !
cuando escuchan la nostalgia y tristeza
de sus cantos apagados.
La luna advierte como luminoso
su pozo pasajero
y se apiada de ese hombre torturado.

 

Es tanta la belleza azabache que le respalda;
la bien configurada forma
con que su cuerpo fue esculpido
-raza potente: magnos negros,
portento de la naturaleza-
Cuando ellos recolectan las cosechas
del suave tejido,
se imponen añadiéndoles contraste.
Ellos son tinta sobre blanco.
dándole gracia a la escritura.
 

Otros
-blancos de apariencia y por dentro;
tizón que no pinta, tizón más que oscuro-
Amos, sólo de aquel error que brinda
la mayor de las torpezas.
Invadidos por una envidia ciega,
¡sintiéndose inferiores e inseguros!
inventaron la discriminación y el racismo.
Buscando el santo grial
encontraron el dominio retorcido
que sólo amasa el paso atrás
y la tosca necedad.

 

Suerte tuvieron -durante un tiempo-
tanto de la deliciosa ingenuidad
que vive dentro de algunos buenos hombres
como de sus armas de fuego.
¡Suerte tienen de la inmaculada pureza
cual puede encontrarse
tras un fino vestido de piel blanca
como alegrar la vida siendo un traje
amarillento o negro!

 

318-omu G.S. (bcn. 2015)

  • Autor: omu (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 29 de enero de 2015 a las 15:47
  • Categoría: Sin clasificar
  • Lecturas:
  • Usuario favorito de este poema: Alexandra L.

Comentarios3

  • LUIS.RO

    Buena reflexión nos haces, recordando los horrores
    cometidos, por los seres humanos: esclavos, campos de concentración de Auschwitz , torturas, masacres; en todas las latitudes y razas en la misma Ruanda entre Hutus y Tutsis. Conclusión inherentes a nosotros; nuestros genes han actuado motivados por la avaricia, el rencor.. o mejor dicho poseemos esos genes, pero en proceso de mutación.
    Es buena la reflexión por que a pesar, de que a hora mismo hay guerras, la globalización, los adelantos tecnológicos, esta herramienta tan poderosa que tenemos en las manos (interné), cambian nuestra genética y evoluciona hacia lo social, los derechos humanos. Y hay un punto que vengo observando, la maldita pasta (dinero) va teniendo nueva aplicación: En vez de matarnos, ahora la frase es, "Te voy a hacer el boicot", no te voy a comprar, te cerraré el comercio con mi país ... ¿Y si cambiáramos los fusiles y los ejércitos por el boicot?. ¡Yo me apunto!. Malo, pero mejor que el atropello y muerte de las armas.- Es una opinión personal claro está. Gracias por ponernos este tema en la palestra.

    • omu

      Gracias, Luis, por tener la atención de anotar como comentario tu opinión a ese respecto, dándome a entender una parte importante de tus creencias.
      Un fuerte abrazo.


    • omu

      Gracias, Luis, por tener la atención de anotar como comentario tu opinión a ese respecto, dándome a entender una parte importante de tus creencias.
      Un fuerte abrazo.

    • Alexandra L

      Un tremendo buen poema, plasmas los abusos y atropellos de la esclavitud, que todavía alcanza a estos días,la discriminación racial, reflejo de la inseguridad como bien dices lo que es una vergüenza, tanto como la discriminación de genero.
      Un placer disfrutar tus letras.

      Un cordial saludo, feliz noche, Alex.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.