ramirez y anguita

POR ROSANA

Me ayudas si estoy errado
con tus palabras de miel,
y Dios se queda callado,
pues tú me hablas por él.

Al fin de largos cien años,
el pueblo te acuerde así:
que entre conquistas y engaños,
el siglo valió por ti!...

De los dioses poco humanos,
amo el Dios que tú humanizas,
que trabaja por tus manos,
y que se ríe en tus risas...

Mi sorpresa no fue poca
cuando yo escuché tu voz,
pues descubrí que en tu boca
había risas de Dios.

. ¿Tú sabes que Dios se espanta
si te ríes en la misa?
Es que la tornas más santa.
sembrando amor con tu risa.

La mañana se ilumina
cuando pasas, linda así.
Es la fiesta matutina
que Dios celebra por ti.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.