jeanet

mi Gabito, corazoncito

¡Cómo olvidar ese día!, 21 de Diciembre,
el sol con sus cabellos de oro hacía sentir el calor,
anunciando con fuerza su venida
era el solsticio de verano, que llegaba,
mientras en casa el amor nos derretía.
Era ya casi el término de un nuevo año,
nada distinto, nada de extraño,…
un ángel llegó de pronto y
el aire se lleno de encanto.
su frágil cuerpo sobre una cuna tendía
su aleteo de brazos ya anunciaba como sería
un pedazo de cielo caía a inquietar nuestras vidas,
traía consigo : amor, desafíos y mucha alegría
llenó nuestra casa, y empezó con él una nueva vida.
Cuanta ternura hay en su rostro,
cuánto amor en su mirada,
cada travesura suya llena de gozo mi alma,
con él, no existe el aburrimiento
sólo se vive esparcimiento,
y aunque agotador y asfixiante
lo quiero con locura, lo amo a cada instante,
sin él, la calma es monotonía
a su lado vibro y juego todo el día.
Cuanta ternura hay en su rostro,
cuánto amor en su mirada,
cada travesura suya llena de gozo mi alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.