Paco Jose Gonzalez

TARDE DE “ADIOS Y FERIA”. (Pequeño relato de un hecho cotidiano)



TARDE DE “ADIOS Y FERIA”.

(Pequeño relato de un hecho cotidiano)

El pueblo parecía una hoguera encendida, pleno de luz, transmitía brillo, ganas de aprovechar  la vida a todos sus esencialmente grises moradores. El otoño se estrenaba luciendo zapatos nuevos y camisa “de marca”. Las calles eran un hervidero, la gente se volvía pródiga de forma transitoria, tiraba la casa por la ventana en esos días: era la Feria.

Una vespa blanca con una “ cuadrofrénica” raya azul en el frontal  transitaba mostrando la excepcional belleza del “paquete”, no falta de una chulesca arrogancia niñatera.

-Quieres ir más despacio- le grito ella apoyando la cara en su nuca, acariciando levemente con su pelo parte de su cara-¡nos vamos a caer!

- ¡Si voy parao!,  ¡joder con lo miedosa que se me ha vuelto la niña en Sevilla!, ¡ antes te encantaba que le metiera puño!

- Antes…, tú lo has dicho, antes me encantaban muchas cosas.- musito entre dientes como quién escupe un veredicto de muerte-.

- ¿Qué?, ¿nos vamos a mi Kely?, mis viejos no están ,¡ venga , vamossss!

- No, no me apetece, quiero que tires pa la feria , pero de tirón, ya.

-Vale, vale, “pero no se me enoje” –“gracioséo” el motorista-.

La Piaggio cruzó un  solar, habilitado como aparcamiento, furtivamente, llegando “donde no pueden llegar los coches”, a las mismas puertas de la caseta.

Era la hora punta de la comida. Camareros, pseudouniformados  con pantalones negrogris, por el polvo imperante  y camisas blancas cubiertas de lamparones, gritaban y mal servían en las pequeñas colmenas lúdicas y efímeras donde los “ratas” sufrían por sus bolsillos mal heridos y los “balas” gastaban hasta la dignidad financiando atracones y borracheras ajenas.

 

 

El indescriptible, familiar y atronador ruido de los cacharritos amenizaba el tiempo inerte, entre copas, besos falsos y miradas de reojo, que invitaban,                    como una tarjeta a: nos vemos después, donde siempre.

-Mira, tú sabes que hace tiempo que no estamos bien, tú, ¿Cómo te digo?, no maduras. De verdad esto es muy difícil para mi.

- ¿Qué?, ¡que no te escucho!. ¡Manolooo! ¡ un Rives-cola! Manolo que aparte, de un cabronazo “revenío y maleao por” transhumante de feria en feria”, era mago y malabarista, no lo escucho, como aparentaba no escuchar  a ninguno de los que aguantaban la barra para que no se cayera como una tapia sin cimientos, empero, de súbito le sirvió el cubata- ¿Qué decías?.

- Que ya no te quiero, ¡coño!, ¡que me voy!

- ¿Dónde  dices que vas?, ¿Cómo?, ah, ¿a la caseta de tu familia?, vale, después voy yo payá. ¡Quillo! ¡que tiempo hacia que no te veía, tomate algo.

Ella cruzó el umbral respirando calle y llorando libertad con lágrimas de rabia, puntos de sutura que cerraban una herida vieja. El, él se quedó riendo y anestesiado, con un boquete, indoloro aún, en el alma, continuó la parranda, disfrutando, era feliz, sentía la luz   del blanco atardecer del sur, no era consciente de que el amor y la dicha estaban saltando por la ventana.

 

Comentarios10

  • Jesús Lantigua

    Hermoso relato. Mis saludos.

    • Paco Jose Gonzalez

      Es una historia cotidiana.
      Gracias por tu comentariio.

    • Raúl Daniel

      Así sucede a muchos, no ven las cosas importantes ni aunque estén en sus narices..
      Buenísimo tu relato!
      Te cuento que la madre de mi padre era de Málaga.. así que tengo un 25 % de sangre andaluza.. Olé!

      • Paco Jose Gonzalez

        jjjjjj eso es, no se ve, el amor se va y.., a joderse toca.
        Gracias querido 25% paisano andaluz.
        yo soy 100% cubano y nunca vivi en Cuba, pero cada uno nace donde quiere.

      • El Hombre de la Rosa

        Muy hermoso tu versar amigo sevillano
        Un placer pasar por tu portal
        Saludos de amistad de Críspulo
        El Hombre de la Rosa

      • María Isiszkt

        Muy buen relato has hecho, me ha gustado mucho.
        Lo has combinado a la perfección.
        Un abrazo afectuoso
        kitty

      • rosamaritza

        Si mi Paco querido, cuantos amores y hogares se hunden a causa de los excesos , y cuestan toda una vida , abrazos y besos reflexivo poema tqm. rosamary

        • Paco Jose Gonzalez

          ¿Se hunden por loe excesos?, o, ¿ los excesos vienen por la insoprtabilidad de sentirlos pérdidos?
          Un beso poco Excesivo, fraternal.

          • rosamaritza

            profundas palabras y ciertas

          • kavanarudén

            Un hermoso y sentido relato.
            Me ha gustado.
            Un relato real, de vida. Muchas palabras me han hecho recordar cosas de mi pasado. Creo que, a cierta edad, no nos damos cuenta que el amor está escapando, que la persona que tenemos al lado ya no es la misma porque no la hemos atendido, que somos nosotros mismos los culpables de que todo cambio ya que no estamos atentos.
            Me ha gustado.
            Pobre chiquilla, no escuchada, no comprendida, no amada....cruel realidad.
            Un fuerte abrazo amigo querido.
            Kavi

            • Paco Jose Gonzalez

              Pero ya no hay cura, quizás el haberse encontrado con un tipejo así la ha inmunizado para "el mal de hombre".

            • Ramon bonachi

              Estupendo relato pishhaaaa, jajajaja, perdon amigo se me escapó.Ahora en serio lo bordaste, me forme una imagen de la pareja y del jolgorio de la fiesta, un guion excelente y entretenido, Un abrazo Paco de un catalan resalao jajajaj.

            • alicia perez hernandez

              Muchas veces dejamos ir el amor mi bello Paco
              porque nos gusta mas la fiesta
              me gusto como lo relataste con esos modismo
              que nos hacen mas conocer la juventud de tu España
              De lo cotidiano de la vida y de que pasa pasa
              abrazos mi bello buen día!!!
              y mira que no hay que ir a la feria para que el amor se acabe

            • Luis Alvarez

              Extraordinario relato amigo mío. Buena pintura del inconsciente que no sabe que se le va la vida y adornado por sinestesias formales como cuando dices: "cruzó el umbral respirando calle y llorando libertad con lágrimas de rabia,". Mi favorito


            • Paloma P.P.

              Precioso poema de amor amigo. Grato leerte. Un fuerte abrazo.



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.