poetryman

JUDAS

No teme a la dentellada del lobo

ni a los conciliábulos de las hienas.

imperturbable a la altura del olivo.

Nos dejaste preguntas sin respuestas

columpiando al aire las ideas y la ecuación del péndulo.

¿Cuando? ¿Cómo? ¿Dónde?

Se dio la inflexión

¿Quién puede decírnoslo?

El beso que vuela buscando el asidero del hijo del hombre.

o el clavo hambriento que buscar morder la blanda carne y el débil hueso.

Todo está previsto incluso las 30 monedas de plata, el árbol, la soga, la culpa. . .

El estupor sigue a lo incomprensible,

ante el teorema que da por demostrada

la fatalidad del trece.

La luna solemne lo vio todo.

La aceldama recibió tus despojos,

nadie quiere tu nombre, ni los que

te llaman percutor.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Siempre se lleva todas las culpas el Judas de turno amigo Sevastian, pero hay muchos Judas con la piel de cordero..
    Un placer leer tus lindas letras...
    Saludos de amistad de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...

  • poetryman

    Amigo Crispulo lo que dices es verdad, por eso yo no lo acuso. Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.