Araceli Vellber

Niebla.

Niebla

 

Si esta niebla, que nos envuelve,

Son tus brazos, encima de mis hombros.

Y en ellos, descansan.

Si esta lluvia, que me azota,

Son mis lágrimas, cuando tú, no estás.

Si esta humedad, me mantiene quieto,

Como las medusas, se adhieren a la mar.

Si todos los elementos de la Naturaleza,

Sobrevuelan mi cabeza,

Llego a la certeza, que mi corazón

Hace tiempo, que dejó, de estar,

Por lo menos, en mi costado izquierdo

Donde lo tenía, a la vista

Donde olía, su sabor a sal.

Donde se movía, a ratos, hasta mal.

Aquel hueco, lo ocupa ahora, el hastió, la soledad.

En su tránsito más oscuro,

En el tránsito, de no saber, hacia dónde vas.

Y ahora en el intento, de quien va a ocupar su lugar

Dando vueltas a la Naturaleza,

Casi elijo, que si no tienes que estar.

Dejar el hueco vacío, lleno de arena y cal.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu versar de amor amigo Araceli...
    Un placer haber leido tus letras...
    Saludos de amistad y afecto...
    Críspulo el de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.