franciscolopezsantos

MUCHACHA TROTACALLES

Ella insinuaba,

aire de horas posibles

en la mirada.

 

Apiadate de Cristo

Marìa Magdalena,

que oferta al momento

un poco de ensueño,

y va de aquì para allà,

hasta que amanece

en soledad.

 

Acaricia de metal 

y terciopelo,

muchacha trotacalles,

sugestiva mirada,

oropeles de cristal.

 

Atenta a las ansias,

Marìa Magdalena

entre hombres sin rostro,

almas solitarias

que pagan y se van.

 

Mariposa en la noche

al antiguo ritual.

Al fin y al cabo,

si otorga una pizca de sol

y amengua el invierno....

 

Para bien o para mal,

muchacha, dulce señuelo

de silueta sensual,

bajo luces de neòn

y nubes de alquitràn...

 

Muchacha

por ahì va

y se pierde

entre la marea

de la ciudad.

 

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy emotiva y hermosa tu poesía amigo Francisco...
    Un placer leer tus bellas letras...
    Saludos de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.