Karla Cristina Sueña

Me he convencido de que morí

Me he convencido de que morí

No puedo precisar el día,

O aquella hora de terror,

Que me envolvió y confundí la alegría.

 

Yo no sabía de mi muerte,

Pero lo empezaba a presentir,

Cuando quise sentir el deleite,

Mi alma no podía latir.

 

Caminaba sola por la calle,

Preguntándome como volver a reír,

Sentí la tristeza en mi corazón,

Pues nunca supe vivir.

 

Quería palpar la vida otra vez,

Tenerla entre mis brazos,

Sabía que avía muerto,

Lo dibujaba en subes trazos.

 

Temía perder esperanza,

Casi desvaneció mi fe,

A punto de quiebre,

Pues mi vida jamás reiné.

 

Me he convencido de que morí,

Porque mi rostro se ve triste,

El frio recorre mi piel,

No valore Dios, la vida que diste.

Comentarios3

  • jaquemate

    de acuerdo... en el dolor puede inspirarnos magníficos versos...

    ahh... el avía, creo que debió ser había... (cuarta estrofa) y... un gusto verte.

  • el poeta del abismo

    Seguro los versos son buen lugar para desahogar la tristeza, un gusto leerle.
    Saludos de amistad

  • La Sombra del Silencio

    En ocasiones se debe morir en parte vital para que la vida siga...en otras solo somos cuerpos ocupando un espacio hasta encontrar nuestro destino...y en ocasiones nuestro destino no esta en la presente vida...y es cuando necesitamos morir para poder encontrar la verdadera vida...

    Eternas Lunas!!

    La Sombra del Silencio...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.