Roquearguellesarevalo

Atid03

El tiempo era indefinible,

impreciso y relativo,

 un total extraño cuando ambos

miraban su reflejo

en los ojos del otro o de otro.

Intangible y perdurable,

paciente y mortal,

cálido, a veces crudo

pero siempre presente,

como toda usted

y su forma hermosa en mi mente.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu genial versar amigo Roque
    Una placer leer tus bellas letras
    Saludos de amistad y afecto
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.