Vicente Martín Martín

Posiblemente tengas la mirada más triste de este mundo

Posiblemente tengas la mirada más triste de este mundo,
posiblemente vuelen de tus ojos
cometas circundados
y una noche de luna en tus alcobas no conoce
la vida en power point.
Porque puede que  tú
nunca te hayas quedado dormida en un estrella,
nunca te hayas sentido lagartijas de espuma corriendo por tus pechos
ni hayas hecho el amor sobre las mesas
de un restaurante chino,
sin embargo,
te he buscado en la biblia  y sé que tienes la cintura de agua
y el sexo incandescente
y un árbol con abejas cuando aprietas los labios,
un timón en las piernas,
un cariño extranjero
y un filósofo amigo.
Hasta puede ocurrir que tu tristeza sea el precio que te exigen
las puertas giratorias y los búhos marxistas,
incluso tu mirar con linterna de ornitóloga
tenga visos suicidas.
Ni lo sé ni me importa, porque nadie
se ha mirado a sí mismo y salido diciendo que ha encontrado
un pozo nuclear entre sus nalgas,
nadie sabe que tú, en definitiva, eres una excepción y en tu cabeza
no cabe un music-hall ni se despachan
oraciones bandidas.

Comentarios4

  • Elisabeth Gómez Rascón

    ¡¡Me encanta Vicente!!! Mezlas atrevidas palabras que rozan lo grotesco y las aderezas con perciosis gestos de cariño hacia esta persona, que desde luego para tí, es excepcional.

    Porfavor, sigue escribiendo, ¡quiero más!

    Un saludo.

    Eli.

  • LEV



    BONITO POEMA.

    UN ABRAZO=)LAU

  • Aries

    Me quedo maravillada con sus poemas. No siempre le comento por falta de tiempo pero no me pierdo ni uno. Y ahora, leyéndole, recordaba el de ayer (creo)...y al hilo del tema que trataba, la edad, me reafirmo en que hay cosas que requieren años vividos, no me cabe la menor duda. No solo la poesía, por supuesto!! pero también la misma...
    Mi mas sincera enhorabuena y mi admiración, es todo un lujo perderse en sus letras.
    Un saludo amigo,
    Aries

  • Melba Reyes A.

    Siempre retorno a la belleza de tus versos, inolvidable poeta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.