Kevin Raphael

Corazón Fragmentado

Mi corazón se fragmenta
Ante dos bellas mujeres,
Una es calma en mi tormenta,
La otra un cumulo de placeres.


Son dos gotitas de miel
Que empalagan con dulzura;
Una es mi esposa fiel,
La otra es fuente de locura.

 
Una es mi joya de oro
Mi más valiosa posesión;
La otra es también mi tesoro,
Mi más oculta adicción.


Una es quien cuida mi casa,
Que tener mi amor presume;
La otra con su paso arrasa,
Ciclón que mi cuerpo consume.

 
A ambas amo de verdad
Y aunque yo engañe a las dos
Cada una es mi deidad,
Pues necesito las dos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.