Ludvaldo

SEGUNDO SONETO A LA REINA CASTIZA

Perdiste precozmente la inocencia

y pronto ya jugaste al pilla pilla

con hombres de Aragón y de Castilla

que diéronte en amor gran experiencia.  

 

Tu infausto matrimonio a tu decencia,

le dio, según se dice, la puntilla,

pues si ocupó Paquito regia silla,

no tu cama, que vió con displicencia.  

 

Lo mismo militares y civiles,

por cientos o quién sabe si por miles,

gozaron de tus carnes opulentas,  

 

pues fuiste en lo carnal lo que fue Aquiles

en lo bélico, o más, que echando cuentas,

más fueron tus hazañas incruentas.  

 

Osvaldo de Luis

Comentarios1

  • Ramon bonachi

    Soberbio , me alegra mucho encontrar buena poesía clásica, un abrazo.

    • Ludvaldo

      Muchas gracias por su amabilidad. Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.