Ludvaldo

SONETO A UN CORNUDO

Los dos crecientes cuernos que te gastas

cosquillas ya le están haciendo al cielo,

que alcanzan por momentos tanto vuelo

que para rascacielos tú te bastas.  

 

Ni hay ni hubo ni habrá como tus astas

un par que aléjese tanto del suelo,

que en ellas una enseña haciendo duelo*

visible es a distancias asaz vastas.   

 

O deja de una vez de ser tu esposa

con todo el que se cruza cariñosa

o va a lograr muy pronto la muy tuna  

 

que tú abras allá en Marte alguna fosa

y que tu cornamenta portentosa

eclipse a las dos puntas de la Luna.  

 

Osvaldo de Luis

 

*O sea, a media asta.  

 

 

Comentarios4

  • Raúl Daniel

    Espectacular!.. se ven muchos así por acá..
    Me hiciste reír mucho, poeta!!
    Un saludo fraterno!
    R_D

  • El Hombre de la Rosa

    Un hermoso soneto amigo Luzvaldo...
    Un placer pasar por tus letras...
    Saludos de tu amigo Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...

  • VOZDETRUENO

    Te leí, me gustó, pero despues me preocupé, porque me dió comezón en la frente :D

    Un abrazo.

  • Ludvaldo

    Muchas gracias a todos y un saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.