Luis Nunez

Fin

Érase un adicto que metía en su nariz cuanto polvo podía conseguir, si no tenia dinero ya sabría conseguir, era capaz de cualquier cosa solo importa el consumir.

 

Érase un profesional joven y su esposa, que con su tarjeta dorada, compraban todo tipo de cosas, con tal de lucir más que el otro, eran capaz de de cualquier cosa solo importaba consumir.

 

Érase un fuego portentoso destruyendo árboles, casas y vidas. No le importaba nada, era capaz de cualquier cosa solo le importaba consumir.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu versar amigo Pablo...
    Un placer haber leido tus letras...
    Saludos de tu amigo Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.