EzeMC

Contornos

En noches como esta,

mi alma vaga sin apuro.

Descifrando el polvo erguido sobre el horizonte,

que difumína los contornos que me rodean.

 

(Trémulo el pensamiento,

oxidadas las perspectivas).

 

En noches como esta,

mi piel fue abrigo del pecado.

 

Cuando la calma brilla

y no posee forma permanente,

los colores pelean entre si,

desgarrando toda ética literal.

 

En noches como esta,

camine sobre la arena

perplejo ante el tiempo absoluto.

Besando los pies helados,

de una llovizna en julio.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu versar amigo Matias...
    Un placer haber leido tus letras...
    Saludos de tu amigo Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.