Mirinda

Aceptando un final...

.

Él fue cerrando puerta tras puerta, sin mirar atrás, hasta traspasar la puerta de entrada.

Ella sintió el ruido al cerrarse la puerta, solo eso, sin un adiós, sin palabras.

Cuando el alma se pierde en un baldío,  cuando las ganas se pierden en suspiros,

simplemente, muere la magia, pensó, mientras una tímida lágrima recorría su mejilla.

No quiero penas, dolores, ni hablar del amores que fueron, se dijo…

Se dirigió al cuarto de baño, prendió la luz, se acercó al espejo, cerró los ojos,(trato de poner su mente en blanco)

 y lentamente los abrió nuevamente y se miró al espejo.

la rutina no perdona, pensó, y tampoco el tiempo.

Levanto el mentón,  y mirándose fijamente en el espejo, se dijo: “tal vez arruinada, pero jamás resignada”

Sin tiempo para llevar su vista atrás,  lavo su cara, lleno la tina, busco sales y aceites,los dejo caer en el agua.

Salió del baño, abrió una a una las puertas y también las ventanas. A renovar el aire contaminado de ausencia, pensó…

Fue al dormitorio, miro el placar, abrió la puerta del lado de él, vacía,  la dejo abierta para que se airee.

abrió las ventanas de la habitación de par en par, nuevos aires entraran, pensó…

Se desvistió, busco la bata y vio por sobre la estantería del placar, su radio vieja la tomo y sonrió.

En el cuarto de baño la esperaba, una tentadora propuesta…

Sin memoria, sin prisa, pasó por la cocina, saco un vino rosado de la bodega, lo abrió,

lo puso en la Frapera con mucho hielo, tomó una copa, la metió en el bolsillo de la bata, se encamino hacia el baño.

Prendió la radio, música apacible, sirvio su copa, y apoyo la frapera en el estante al lado de la bañera,

se sacó la bata, y se metió en las cálidas aguas, arropándose con ellas.

La luz del sol entraba rabiosamente por el ventiluz del cuarto de baño.

Las lágrimas vuelven hacer acto de presencia junto con rabia y la impotencia.

Duele la herida que ha quedado abierta, pensó, sirvió su copa de vino.

Sentada en la bañera, tomo pequeños sorbos del delicioso rosado, se recostó,

dejo que la luz del sol se posara en sus nubes oscuras, y sencillamente revivió.

Creo que soy una persona afortunada y fuerte, muy fuerte, pensó…

el dolor se irá, lento pero se irá, extrañamente no me siento perdida, me encontré.

Dijo en voz alta y termino su copa de vino, El  tiempo traerá la calma, piensa…

Mientras su cuerpo se desliza lentamente entre las aguas, que ayudan a limpiar su alma.

 

                Miriadas

 

Comentarios6

  • bambam

    Un gusto leerte amiga Mirinda
    bambam

    • Mirinda

      Gracias amigo Bambam, para mi es un honor que me leas
      Saludos Mirinda

    • El Hombre de la Rosa

      Muy linda tu bella prosa amiga Mirinda
      Un placer haber leido tus letras...
      Saludos de tu amigo Críspulo...
      El Hombre de la Rosa...

    • Humberto Peralta

      HERMOSO AMIGA MIRINDA, TIEMPO DE RENOVARSE!
      TE DEJO UN FRATERNAL ABRAZO EN LA DISTANCIA.

      HUMBERTO.

    • Beatriz Blanca

      Todo dolor hace crecer y fortalece el alma. Me encantó tu relato, eres muy buena para escribir. Un sincero saludo. Beatriz Blanca.

      • Mirinda

        Gracias por visitar mi rincón Beatrizblanca, , me alegra te haya gustado, sos muy generosa !
        saludo cordial Mirinda

      • FLORENTINO II.-

        POETISA MIRIADAS, ME ENCANTÓ LA NARRATIVA DE ESA DESPEDIDA. UNAen de aquella lágrima solitaria. DESPEDIDA SILENCIOSA PERO LLENA DE SIMBOLISMOS. EL CERRAR CADA UNA DE LAS PUERTAS..(cerrando ciclos, circulos, recuerdos acumulados)...., al mismo tiempo tú abriendolas una a una para airear y descontaminar todo aquello. >Me encantó la imagen de aquella solitaria lágrima, viajando por la mejilla.

        LO DISFRUTÉ PLENAMENTE... LA COPA DEL ROSADO VINO... Y TU PENETRANDO EN LAS AGUAS PARA ALIVIARTE Y LIMPIAR EL ALMA.

        ENCANTADOR RELATO. ME VINO A LA MENTE QUE DE SEGURO EN ALGUN INSTANTE EJERCISTE LA DOCENCIA.... ESCRIBES BIEN Y DIVINAMENTE.

        UN CALIDO SALIDO ALLENDE LA CORDILLERA.

      • Mirinda

        Gracias Florentino II , suelo escribir poesia, pero me has entusiasmado a intentar abordar la narrativa, gracias por tanta generosidad.

        Saludos Fraternos del otro lado de la cordillera
        Mirinda



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.