lumino

Para siempre

 

Horas y horas de pupitre

Historias inventadas

camino de casa o del colegio

Amigos, aquellos, que fuisteis en mi infancia

Cuantos momentos aprendiendo de la vida

cuando aun de ella no se sabe nada

Los juegos y fantasías

las meriendas y las primeras chicas compartidas

Lazos anudados de la amistad pueril

que son escarcha en manos del mago Tiempo

Crecer no tiene hora fijada en el firmamento

El camino aquel que parecía tan ancho

un día llegó a la encrucijada

Elegir no era opción ni yo lo contemplaba

Crecer tiene esas cosas

y ahora de vosotros ya no soy nada

Cada uno es cada quien

la edad nos hizo extraños

No sé donde resisten aquellos amigos

ni aquellos años que parecían infinitos

pero quedaron atrás

y me alejaron de la dulce niñez

Aquella lealtad, aquella verdad

nunca volverá a ser igual

Es grande la inocencia

que ocupaban esas amistades

Su terreno, inhóspito ahora

morará en el espacio de este poema

para siempre

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.