MonoFloyd

Corredores del tiempo



Una justa medida

propiciada por la circunstancia

un momento que ha llegado

luego de haber deambulado

de haberse calcinado en un recuerdo

o escondido de un lamento

un cofre olvidado en el cementerio del tiempo

oxidado muy dentro.

 

Hay un tiempo para todo

y de eso no rehuyo descontento

aquella conexión que nos trajo

este sendero viejo.

¿Cuántas pisadas debí dejar?

circundar el mundo con un hilo

descifrar cada uno de los misterios

pero incluso el tiempo es esférico,

no cae, aun cuando el letargo

implota las posibilidades

y envenena la mañana,

hoy y ayer; vuelvo

en aquella nube que cobra momentos

que se esparce antojadiza

que imparte sabiduría,

que otorga

porque somos libres,

porque elegimos como volar

y el viento no existe

en el lienzo de ningún mortal

ni un tiempo.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy emotivo tu poema amigo
    Bella la lectura de tus letras...
    Saludos de amistad y afecto...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.