aprendiz de poeta

AMANTE.

Sé que voy a adorarte
mientras me lo autorices,
sin absorber tu tiempo, sin 
que te haga daño mi sentir.
He de amarte, secretamente
en el anonimato, mientras 
el bullicio de tu corazón 
clame por otra, mientras tus 
labios sufran la metamorfosis 
del amor en otra boca.
He de amarte, calladamente 
sin exigencias ni alboroto.
Buscándote en mis tardes 
cuando se pone el sol en 
el horizonte, cuando los 
copos de hielo del invierno 
en el que vivo se cuelen 
por cada rendija, por cada 
hueco de mi corazón.
Destrozada por no tenerte.
Sé que aún así puedo 
amarte, sé que puedo ser 
tu amante, revolcarme 
en tus sábanas, imaginar
que es a mí a quien amas,
aunque tu corazón esté
a kilómetros de mío, aunque 
no me pienses como yo a ti,
Puedo amarte y ser tu 
mejor amante. La que callada 
sigue tus pasos, la que besa 
tu sombra sin que exista 
el sol, sin que me sientas
Amante, tu amante,
sintiéndote en mi alma,
clavado en mi pecho.
El tiempo, se volvió un letargo
y va en contra mía, sé 
que jamás podré tenerte,
pero te hago mío, cada 
vez que despierto, cada vez
que se deja caer la noche,
y te imagino venir, colándote
por mi ventana, entrando
en mi habitación, la que
siempre estará adornada
para ti, alfombrada de
pétalos, sembrada de ilusiones.
Amante, tu amante yo 
he sido, sin que me hayas 
tenido. Amante, mi amante
tú has sido, y es gracias
a lo que me haces sentir
es que, enamorada de ti vivo.


Mónica.
Ruth Mónica Muñoz R.
Derechos de autor.
Chile 2013.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.