Oscurb

Poema apologético

 Mi falta de sutileza desconoce límites;

mi gran carencia de amabilidad me desborda.

Las formas burguesas nunca fueron de mi agrado:

yo le diría a mi propia madre que está muy gorda.

 

Lo que es peculiar de todo esto es que sin embargo

esta vez no puedo evitar sentirme apenado.

He herido, me parece, a una persona que quiero,

y que la mayoría del tiempo es de mi agrado.

 

La persona en cuestión es una hermosa mujer

que sabe ser destinataria de mis poemas.

De poemas sinceros, de los del corazón,

no de los que utilizo yo como estratagemas.

 

A ella la herí por unas pocas muchas razones

que aquí no debería mi pluma mencionar.

Solo espero que esta mujer, con su alma gigante,

a este pequeño poeta pueda perdonar.

 

Comentarios3

  • PoetaFallecido

    Gracias por la lectura, un placer leerte.

  • ROGER RUIZ

    si a mi madre, la diosa pura intocable,
    mi verbo voluble sahirio sin sentirlo,
    hollando sin pensar el recinto insondable
    del amor, que dolor! en mi corazón filio.

  • El Hombre de la Rosa

    MUY HERMOSO TU LINDO VERSAR
    Que la fortuna, el amor y la salud sean tus mejores amigos...
    Un fuerte abrazo de amistad de Críspulo...





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.