juan sarmiento buelvas

SOLILOQUIO

Cuando mi lucidés mental me lo permite,

dialogo con paciencia,

mi amiga en los ratos en que no estoy.

 

con ella dialogo muy profundo

como si la estuviera observando.

 

como si fuera en confesión,

con ella converso con mucha atención,

de cosas serias y con presición.

 

Sin hacerle señas ni gestos,

para que no le sean molestos.

 

Le cuento mis penas,

para que mis situaciones no le sean ajenas.

 

A veces me molesto con ella,

por que simplemente algo le recuerdo,

pero no nos ponemos de acuerdo.

 

Entonces comienza la reunión,

y terminamos en una acalorada discución.

 

Y es donde me resuena,

el eco de mis pensamientos,

que me llenan de sentimientos,

y no vuelvo a sentir, ni sus movimientos.

 

Será que paciencia,

ya no me tiene paciencia.

¿o se volvió loca.

 

Entonces la escucho en un murmullo 

!Loco eres tu¡

 

será que

¿El loco soy Yo?

 

 

 

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso y fantastico tu poema amigo Juan...
    Un placer pasar por tu portal...
    Saludos de amistad de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.