franciscolopezsantos

ERA EN SU TIERRA UN NIÑO

Salpica el mar

las memorias de un rostro 

en la escotilla.

 

Era en su tierra un niño brincando por las peñas

su alma habitaba un cielo pleno de juego y canto

y sin saberlo intuìa muchas cosas bellas,

los amigos, montes, rìos y flores del campo.

 

El brillo del sol entre prados y lagunas,

de amaneceres y tardes pintadas en oro

y en esas noches plenas, a reflejos de luna,

ir jugando entre amigos con los ritos a coro,

 

trepados por las huertas huertas. comiendo fruta ajena.

luego huir de sus dueños en salvaje alegrìa,

o sacando panales con miel de otras colmenas.

 

Pero su padre lo arrancò de la tierra un dìa

buscando el futuro tras el canto de sirenas.

¡Sòlo para descubrir què es la melancolìa¡

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu soneto amigo Francisco...
    Un placer pasar por tu portal...
    Saludos de amistad de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.