Emig Paz

La Vida

La vida camina, camina

entre lágrimas y alegría

con los viejos de ayer

los viejos de hoy

los viejos de mañana.

La vida camina, camina

entre brechas salidas

del fondo de un abismo,

entre mansiones de oro

y mansiones de aire

cargando los gritos

salidos de la tierra

y cargando el féretro

de poéticos versos

escritos en sigilosas

horas nocturnas.

 

La vida camina, camina

entre polvo y escarcha

con el brillo de los espejos

de unas firmas comerciales

y el lodo sucio

caídos de los arrabales

la vida camina, camina

entre fábricas de maldad

y cimientos de humo

entre ráfagas de odio

salidos de unos proyectiles

caídos sin piedad

en unos cuerpos infantiles.

 

La vida camina, camina

entre el recuerdo y el olvido

del descubrimiento de la luna

y los viajes  exóticos

de naves espaciales.

La vida camina, camina

entre el color de las rosas

y el dolor de las espinas

o dando color

al brillo de los carnavales.

 

La vida camina, camina

iluminando el brillo del sol

cobijando el rudo frío de los inviernos

y recogiendo las hojas

llevadas en los días de otoño.

La vida camina, camina

cambiando el color de los mares

mirando la muerte de las ballenas

y cargando con disimulo

el placer olvidado en los preservativos.

 

La vida camina, camina

escribiendo entre sus huellas

las mentiras de los políticos

y los robos a escondidas

de los tesoros guardados

en la penumbra de la cumbre.

 

La vida camina, camina

porque no puede

dejar de ser vida

cargando con paciencia

todo cuanto es vida.

La vida es color

es música, es poesía

y a ella esta aferrada

esta vida mía.

              © Emig Paz

Comentarios2

  • Paco Jose Gonzalez

    Excelente poema, me ha gustado mucho.

    • Emig Paz

      Gracias por la lectura y el comentario Paco, estoy terminando tu poemario; estupenda poesía. Saludos

    • El Hombre de la Rosa

      Soberano y poderoso poema has escrito amigo Emig...
      Muy grato pasar por tu portal poetico...
      Un saludo de tu amigo...
      Críspulo Cortés Cortés
      El Hoimbre de la Rosa

      • Emig Paz

        Un abrazo fraterno, Críspulo; un placer siempre compartir con ustedes.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.