Xema

Jaula

 

Música de los niños hambrientos,

Melodía de los contratos de pan,

Armonía de los días secos

Y orquesta de la vida de los infantes.

 

Pobre horas en las tardes de invierno,

Los niños no ríen, no juegan, no cantan,

No bailan por su quehacer educativo.

 

Prisioneros del saber,

Esclavos de las ideas absurdas

De los que enseñan mentiras y tonterías.

 

Sabias loras, sabias máquinas

Repetidoras de lecciones;

Grito callado de las risas muertas

Y agonía del verdadero saber.

 

Les gusta cantar, bailar;

Pero oprimidos por las tormentosas horas de las rutinas,

De los años longevos

De la infancia retraída en el estudio

De las vanidades del saber.

Comentarios2

  • Castell

    ESta muy bonito tu poema,

    Muy dulce y lindo!!

    ^^

    • Xema

      Muchas gracias...

    • Mayra Garcia

      Letras muy sentidas, hasta amargas por momento, pero nada debe matarnos la ilusión, debemos seguir....a pesar de todo

      Mis saludos

      • Xema

        Muchas gracias...



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.