juan sarmiento buelvas

AL BORDE DEL DELIRIO

De repente y sin darnos cuenta,

nos dejamos arrastrar por un torbellino de pasiones voluptuosas,

nos convertimos en una amalgama de carnes ardientes,

resbalando en nuestros fluidos corporales,

al unísono de un jadear incesante y desbocado.

                     *

Temblores casi cataclismicos,

acompañados de extrasístoles de un corazón furibundo,

fruto de un amor furtivo,

en la intimidad de una noche donde almohadas y cubrelechos,

fueron cómplices de un drama de pasiones,

donde no hubo vencedores ni vencidos,

para luego caer en un sopor,

donde el silencio

y la torpeza de los movimientos

reinaron en el letargo 

de un fríbolo amanecer.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu poema amigo Juan
    Saludos de tu amigo Críspulo
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.