JUSTO ALDÚ

INVISIBLE

A la memoria del obrero Iromi Smith

del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción (SUNTRACS)

Asesinado en medio de una protesta por sus derechos.

 

 

La sangre es vacío

cuando no circula historia.

No tiene caso expiar culpas

a veinte lunas y un insomnio 

de vergüenza, si la muerte

emite saludos con balas y platillos

y se nutre devorando igualdades.

 

Uno tiene un país y posiciones,

de pronto amanece el color

más conveniente, con ojos

de rapiña amarrados a la espalda

y la violencia crece absurda

con antifaz de justicia

otorgando derroche al egoismo.

 

Eso dije a Juan antes de aquel viaje

del cual pocos regresan. Desde entonces

solo están los de entonces, menos Juan

Sus ojos no guiarán más protestas

ni verán que la paloma cruza el cielo,

despluma bocas políticas

e incendia tumbas.

Juan era invisible.

 

No los ven, pero existen

No se escuchan, pero existen

Hablan, pero no tienen voz

a no ser de conveniencia

y existen.

Regeneran bajo el paradigma

de trabajarás, compraráns

usarás, vestirás y anhelarás

pero jamás tendrás

¡Serás invisible!

Sin presente, sin pasado 

y quizá sin futuro

¡Existirás!

 

JUSTO ALDÚ ©

NOVIEMBRE DE 2014

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.