antoninomilla

LA LLUVIA

La lluvia se oye proveniente a cierta distancia.

Millones de gotas que impactan en la superficie,

Impiden mi paso, para despedirme,

pero me ayudan a iniciar entre tanto una reflexión.

¿Quién soy yo dentro de esta escena?

¿Porqué tengo miedo de desaparecer?

¿Porqué me angustio ante una pérdida?

¿Porqué es tan férrea esta convicción? 

La lluvia que cae parece hablarme.

Está entretejida con voces humanas,

Igual que lo está con los pensamientos,

Que surgen, que brotan como lluvia de ideas,

que tallan en piedra una falsa certeza,

a través de los años, a través del espacio,

confiado en que lo que percibo,

eso es lo que existe,

me involucro con el mundo de los opuestos,

como lo son la vida y la muerte.

¡Uy! ¡Oyes el trueno y no ves el relámpago!

Pero sabes que este le precedió,

sacando los datos de tu vasta memoria.

Cielo... ¿Porqué truenas?

¿Qué quieres decirme?

¿Acaso que está lloviendo a cántaros en este lugar?

¿O que tan solo llueve dentro de mi mente?

¡Cesa ya tormenta!

¡Deja que me vaya!

¡Deja que por fin fluya!

¡Deja irme de una vez de aquí, a donde pertenezco!

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.