Priscilla Angulo.

Acá, aquí...

Aquí

entre rejas

entre huesos que me aprisionan.

Me he desgastado

desplumado

olvidado

y desteñido de todo color posible.

Aquí

entre manos

huesos

gatos

y suspiros.

Entre tanta nada de un todo que me rodea

que me corroe los días

y que me tiñe las noches con la sangre de los seres.

Acá no hay luz

ni penumbras

ni umbrales.

Acá no hay oscuridad

ni tinieblas

ni tempestades.

Acá hay escasez de alma

de sombras

de vidas.

Acá hay una sola persona

que se deshoja

que se desnombra

que soy yo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.