AdoMedina

LATE APRESURADO MI CORAZÓN



Late apresurado mi corazón,

terremoto de emociones desatado en mi pecho;

siento la fuerza de un vendaval recorriendo mi ser

y una hoguera de ardor encendiendo mi cuerpo.

Le miro en silencio y apenas puedo respirar,

mientras escucho el compás desbocado de mis latidos

y siento que no existe ya nada en el mundo, ni nadie más,

tan sólo él y yo y todos nuestros deseos prohibidos.

 

Late apresurado mi corazón,

mientras me embruja con la luz infinita  de su mirada,

y mis labios luchan por no delatarme y sonreír frente a él,

sin poder evitar rendirse, sonreir y perder la batalla.

Le miro sumida en un sueño de ardiente pasión,

perdida en el abismo profundo de sus ojos negros

y siento que el mundo entero podría dejar de girar,

pues estando junto a él, sólo existe aquello que siento .

 

Late apresurado mi corazón,

gritando, con fuerza,  su nombre en cada latido,

y tiemblo presa del huracán de mi corazón,

mientras se acerca el momento anhelado y temido.

Le  miro, prendida del vigor de su ardiente juventud,

esclava del fuego infinito que arde en su mirada,

imaginando el sabor sublime de sus labios de miel,

el calor de su piel en mi piel y el ardor de su alma.

 

 

Adoración Medina

21/11/14

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.