alexseb

REFLEXIONES DEPRESIVAS

No sabes cuánto te espere, ni sabes cuantos instantes te imagine, más hoy estas aquí

Y te has convertido en  una sombra lívida, de mi cansada espera.

 

Las postales de tu silencio, han sedado tus vagos recuerdos

Ya no hilvanes susurros, as congelado todos mis pensamientos.

 

Mírame, no soy más que un desierto en celo, al compás de tus bríos

Mírame, desquiciado y hambrío de tu piel y tus labios fríos.

 

Busque hasta en lo más desconocido de mis plegarias, y en ellas

Encontré   el réquiem de tu amarga despedida.

 

Ya no me salves de lo que hoy intento entender

Ya no me urgen tus heridas en mi piel

 

No fuiste más que dagas  insertadas, en la pulpa de un crisol

Fuiste la locura desenfrenada de un vástago corazón

 

Quédate donde estés, quizá  sea mejor no verte sumida hacia  mis pies

Quizá, ya no me importe ver, lastimado tu orgullo por tu desdén

 

Adiós, preciso alejarme  y despojar  estas cicatrices,

 Por si algún día, intento lastimarme sin razón



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.