Octavio Márquez

Salamandra

Cascaron de ceniza,

huellas ígneas.

 

Pasos que reptan sobre

carbón y azufre.

 

Campanas plañideras,

exhalan cortadas

besos de amoniaco.

 

Cólera superlativa en

ojos nublados.

Estocadas de hiel.

 

Manos que comen fuego,

alma refulgente hecha de

retazos sanguíneos, latidos 

de corazón y puños apretados.

 

                                                                                Octavio Aldebarán Márquez.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.