Raúl Daniel

Una Fantástica Historia Común (XI) El aniversario


AVISO DE AUSENCIA DE Raúl Daniel
Estimados amigos de Poema del Alma: Debido a vicisitudes muy extensas de relatar me vi alejado de la página, hoy intento regresar, paulatinamente iré subiendo algunos poemas que ya publiqué, por lo que les pido paciencia, pues es por ahora todo lo que puedo hacer, gracias por vuestra comprensión.

 

Es costumbre al argentino

decir “mataron un chancho”,

aunque ya hace muchos años

que eso quedó en el olvido...

 

¡Veinticinco aniversario

de casados... quién diría!

en la casa todo el mundo

rebosaba de alegría.

 

Don Juan alzó a su nietita

durante casi todo el día,

y María se pasó

meta y meta en la cocina.

 

Cuando la noche llegó

José se hizo un asado

y los vinos no tenían

control para ningún lado.

 

Dos ángeles que pasaron

se quedaron un ratito,

estaban algo apurados

por causa de los mosquitos.

 

Los vecinos se trajeron

tortas y bocaditos,

Gancia, sidra, Coca-Cola

y un surubí todo frito.

 

Una estrella se cayó

y casi todos la vieron,

y comerse todo eso

(aunque querían), no pudieron.

 

Como a eso de la una,

Don Juan se mandó un discurso,

cosa ya muy anticuada

(totalmente fuera de uso).

 

Y entre las risas y las lágrimas

que al final trajo este asunto,

deberíamos resaltar

aunque sea algunos puntos.

 

Dijo: -“No crean que quiero

aburrirlos o amargarlos,

esto no será muy largo

(o por lo menos lo espero).

 

Yo no tuve en la vida

estudio, fortuna, acomodo,

pero a esta altura, feliz

he sido de todos modos.

 

Trabajé, tal vez no mucho,

pero tampoco fui vago,

lo que hago y lo que hice

ha sido siempre honrado.

 

Si fortuna no he tenido,

buena mujer me tocó,

cinco hijos que me ha dado,

buenos parientes y amigos.

 

Siempre comí la mandioca

y también chipa so’o[1]...

entonces hoy me pregunto:

¿De qué me quejo con Dios?

 

La felicidad tal vez sea

aceptar lo que se tiene,

ayudar al que está al lado

y obrar con buena conciencia.

 

Ser humilde, agradecido,

leal, servicial, amable,

responsable en el trabajo,

buen padre y mejor marido...”

 

(Hasta aquí llegó Don Juan,

porque ya todos querían

y a los gritos lo pedían:

continuar con los chorizos).

 

A las tres, mientras dormían,

José salió despacito

a meterse en el taller

donde estaba la Camila...

 

[1] Chipa so’o: Tortita de maíz con relleno de carne, típica de Paraguay.

 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    La celebración de un evento colectivo es una fiesta maravillosa amigo Raúl como es tu poema...
    Un placer pasar por tu lindo portal poetico...
    Un abrazo de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...

    • Raúl Daniel

      Gracias mi querido amigo, tu amistad es a toda prueba. No has dejado de visitarme y comentarme a pesar de mi ausencia de los comentarios..
      Un gran abrazo!
      (Hoy termina la historia que estoy subiendo, mañana viene otra vez un técnico amigo a ver para solucionar -en parte- los problemas de mi computadora)
      R_D

    • Miriam Inés Bocchio

      Hermoso has redactado la fiesta argentina.
      Aún recuerdo el dicho "MATARON UN CHANCHO" aunque no lo uso!!!
      Un placer pasar por tus letras amigo raúl.
      Cariños de Ines Ine

      • Raúl Daniel

        Amiga mía!.. Gracias por tu comentario tan cálido a mi corazón..
        Te cuento que hoy termina esta historia, que aunque ficticia, recoge todos los elementos de la regiones del litoral paraguayo-argentino..
        Espero te guste el final..
        Un beso fraterno..
        R_D



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.